Fortaleza de Juromenha (Portugal)

A pesar de que el lugar que nos ocupa está situado en Portugal, es obligado tratarlo dada su cercanía a España. Concretamente se ubica en la frontera de ambos países, muy cerca de Olivenza (Badajoz), a orillas del Guadiana.

La parte del Guadiana que pasa por esta zona, actualmente forma parte del Gran Lago de Alqueva, siendo frontera natural. En su margen derecha está uno de los lugares abandonados más bellos de la zona. La fortaleza de Juromenha, una construcción militar del siglo XVI levantada para la defensa de la zona fronteriza y de la localidad del mismo nombre.
La zona era de especial importancia estratégica, tanto que los Celtas yaa la ocuparon 400 años antes de la era cristiana. En 1167 hubo de ser reconquistado a los Árabes por don Alfonso Henriques y es entonces cuando se convierte en una importante plaza defensiva. Dada su cercanía a España, también cobra un simbolismo de relaciones entre ambos países, ya que además de contemplar la guerra, reforzada la relación de ambas monarquías.
El nombre de Jorumenha quizá se debe a una antigua leyenda que habla de cómo un poderoso Godo encerró a su hermana de nombre Mena y pedía a esta su fortuna a cambio de su libertad. Ella siempre daba la misma respuesta…. “Juro Mena que nao”.

Un hecho significativo además del sufrimiento presente en el lugar debido a las guerras, es la explosión durante su construcción en 1659, de un polvorín, lo cual llevó a la muerte a toda la guardia. Este hecho hace que la fortaleza, junto a su aspecto de abandono, sea hoy día un lugar de especial encanto para los aficionados a los lugares abandonados. 

En la zona se encuentra el complejo Casas de Jorumenha, conjunto de casas rurales donde poder alojarnos en caso de querer disfrutar de los paseos en barco que parten de la otra orilla del Guadiana, en el Puerto deportivo de Villarreal, o quizá de las rutas senderista ofrecidas las casas rurales. Las casas ofertan Internet, alquiler de bicicletas, observación del firmamento e incluso piscina. 

Casa rural de Juromenha

El acceso se encuentra en una cortina situada en el lado suroeste. Contaba con un puente levadizo por contrapesos. Tras la.puerta, un largo túnel en rampa de varios metros de largo en forma curva, como suele ser habitual en este tipo de fuertes, da paso a una enorme superficie que daba cobijo a numerosas dependencias de todo tipo, tales como alojamientos para la tropa, almacenes, polvorines, la casa del gobernador, una posición artillera circular, un aljibe y los restos del castillo medieval, que actúa como muralla interior y del que se conservan al menos tres torres. Además, en el recinto se levantan la Iglesia matriz, de tres naves, y la de la Misericordia, más pequeña y de una sola nave. En ambas aún se observan enterramientos. Es habitual ver iglesias en este tipo de fortificaciones, ya que la población se recluía en ellas en caso de ataques.

Sin duda Jorumenha es un lugar perfecto para los apasionados de lo abandonado. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »