Alburquerque. La pantaruja y el horror de la peste

A 45 Kms de la ciudad de Badajoz se encuentra Alburquerque, una población de algo más de 5000 habitantes. Con una situación geográfica privilegiada, a 540 metros sobre el nivel del mar, se encuadra en la comarca Sierra de San Pedro – Los Baldíos / Tierra de Badajoz. Como otras localidades, se encuentra cerca de la frontera con Portugal, lo que la lleva a tener tanto en su historia como en sus costumbres y patrimonio cierto carácter luso.
En sus historia se encuentra la presencia árabe, la cual es visible en el Castillo de Luna. También se vio envuelta en la lucha por la conquista de Portugal. Muy importante también es la presencia judía en Alburquerque, atestiguándolo la presencia de un espectacular barrio gótico-judío.

El patrimonio histórico se concentra principalmente en su casco antiguo, concretamente en el barrio judio y por supuesto en su espectacular castillo. Antes de adentrarnos en dicha zona podremos observar las torres defensivas de la época. Espectaculares y de las cuales tres de ellas se conservan en buen estado.

Patrimonio histórico

Iglesia de San Mateo

Se sitúa justo enfrente de la entrada al barrio judio. Es un templo de considerables dimensiones que data de los siglos XVI y XVII y construida sobre una antigua ermita de igual nombre que la actual iglesia. Dicha ermita era utilizada como lugar de enterramiento de los cristianos fallecidos en el barrio judío de Villa Adentro.
Consta de una sola nave y un espectacular retablo mayor. De entre sus más de 40 piezas datadas en los siglos XVII, XVIII y XIX, destaca la capilla del Nazareno. Antes de abandonarla no debemos olvidarnos de admirar su impresionante coro.

 

Puerta de la Villa y Barrio Judío

La Puerta de la Villa nos da paso al barrio judío. Se sitúa justo enfrente de la Iglesia de San Mateo. Se observa una torre saliente de planta cuadrada en la cual veremos un escudo de armas de Dionisio I de Portugal, reconstructor de la Villa.

Puerta de la Villa

Una vez entremos en el barrio judío nos encontraremos en un ambiente de siglos pasados. Un entramado de pequeñas callejuelas con un caracter muy singular y que transporta a la época de sus habitantes. Las puertas de las casas judías son impresionantes y con una conservación envidiable. Datan de los siglos XV y XVI. En ellas se puede observar la hendidura para Mezuzá, un pergamino con dos versículos situado a la derecha de las puertas. Era una costumbre de sus habitantes.
Este conjunto de moradas fue declarada Bien de Interés Cultural en 1998.

Casas judías

Calle del barrio judío

Puerta de Valencia

En un extremo del barrio judío encontramos la Puerta de Valencia, llamada así por estar orientada hacia la población de Valencia de Alcántara.

Es una de las mejor conservadas y se observa en sus dos torres cilíndricas de 13 metros. La importancia defensiva de esta puerta era muy importante, pues cuenta con todo tipo de obstáculos para impedir el acceso, incluida una puerta de rastrillo, de la cual se conserva la hendidura.

Puerta de Valencia

Pozo de Alcántara

Ante la creciente demografía y desarrollo económico de la villa, en septiembre de 1643 se construyó este pozo en una plazuela del barrio judío dada la demanda de suministro de aguas. Aunque normalmente las casas disponían de su propio pozo, la presencia del de Alcántara nos da idea de la importancia adquirida por este barrio. En su brocal de granito cuadrado se observa la inscripción de la fecha de su construcción.

Pozo de Alcántara

Castillo de Luna

Declarado Monumento Nacional en 1924 y con comienzo de construcción en el siglo XIII, el Castillo de Luna es uno de los más impresionantes en importantes de Extremadura. Era casi inexpugnable debido a su situación sobre una ladera.

Don Álvaro de Luna, importante noble en el que se apoyó la realeza y a quien debe su nombre el castillo, llevó a cabo importantes reformas en el siglo XV, fecha de la cual data la torre del homenaje y la torre de los Cinco picos, comunicadas con un puente levadizo.

Castillo de Luna

Adjunta al castillo se encuentra la iglesia de Santa María del Castillo, del siglo XIII.

Dicha iglesia es de un estilo románico tardío, de pequeñas dimensiones y tres naves. De estilo muy sencillo y austero, no debemos dejarnos engañar y pensar que será una visita sin demasiada importancia, pues en ella se refleja perfectamente la solemnidad de la época.

Santa María del Castillo


Iglesia de Santa María del Mercado

Este templo se declaró Bien de Interés Cultural en 1991. No es para menos. Construida en el siglo XV toma su nombre del antiguo mercado que se ubicaba en la plaza en la que está situada. Destaca su retablo mayor en el cual se puede admirar una imagen de la Virgen de la Candelaria del siglo XV. De especial interés son el Cristo del Amparo y un órgano barroco que data de 1763.

Santa María del Mercado

Iglesia de San Francisco y Convento de la Madre de Dios

Antes de marcharnos y casi en las afueras deberíamos visitar este conjunto de iglesia y convento del siglo XVII. La iglesia cuenta con una sola nave ubicada en una planta de cruz latina, con retablo barroco-churrigueresco del XVIII, una cúpula rematada en una preciosa linterna. Adosado al templo se encuentra el Convento de la Madre de Dios, en el que destaca la belleza de su claustro.

Iglesia de San Francisco

Convento de la Madre de Dios

La pantaruja

En diciembre de 2005 Alburquerque vivió unos hechos que llegaron a tener en vilo a la población. Muchos vecinos se encontraron con un ser al que llaman «La Pantaruja».

Callejón donde más veces se produjo la aparición


José Miguel Gemio, de 22 años, se enfrenta de lleno a este ser  en un oscuro callejón que comunica a las calles San Pedro y San Antón. Lo describe como una figura vestida con harapos de color blanco y una capucha sujeta con una cuerda atada al cuello. Además portaba una cadena en la cintura y un gran cirio en las manos y una caña. José Miguel consiguió quitarle la caña y golpeó a la figura con ella en la espalda, momento en que esta última sale a correr y desaparece.

Otra testigo, María Esperanza Canchales de 17 años ve la misma figura en la calle San Antón. Asustada corre a la plaza del pueblo para llamar por teléfono a una amiga y no vuelve a ver a la figura.

Fausto Pintiado, propietario de una tienda en la calle San Antón relata como un matrimonio de personas mayores tuvo un encuentro con el ser en el que este incluso hablo pidiendo que «rearan por las ánimas del Purgatorio».

José Pablo Rodríguez, panadero de profesión, se encontró con la pantaruja en un polígono industrial cuando acudía a su trabajo a las 5:30 de la madrugada. Este testigo relata como el ser cruzó una distancia aproximada de 70 – 80 metros en escasos segundos. En esta ocasión no portaba objeto alguno en las manos.

También se tiene noticia de una señora que muy asustada al encontrarse a la pantaruja llama a gritos a dos de sus hijas, las cuales acuden corriendo acompañadas del novio de una de ellas. El chico intenta acercarse y la aparición desaparece de una manera muy rápida. Muchos otros testigos afirman que esa manera de aparecer y desaparecer de forma muy rápida es habitual.

El diario regional «HOY» publicó varios artículos en los que relataba los sucesos acaecidos en Alburquerque.

Lo cierto es que después de buscar al ser durante varias noches incluso con grupos organizados de vecinos, no se le volvió a ver nunca más.

Otros hechos en Alburquerque

Existen varias leyendas en Alburquerque. Algunas preciosas, pero a la par tristes.

  • Se dice que Don Álvaro de Luna, el impulsor de la construcción del Castillo de Luna vaga aún por el castillo después de ser condenado a muerte y ejecutado injustamente por unos delitos que no cometió. La leyenda dice que el noble aparece convertido en águila blanca sobre el castillo en las tardes de primavera.
  • En el siglo XIV la peste que asolaba Europa afectó de manera especial a Alburquerque. Se cuenta que cierto día las campanas del pueblo comenzaron a sonar solas. Muchos vecinos lo tomaron como una advertencia para que los habitantes de otras poblaciones no se acercaran a Alburquerque. Algunos de ellos decidieron procesionar la imagen de la Virgen de Carrión hasta el pueblo. Nada más entrar le imagen en Alburquerque comenzó a llover, limpiando las calles de aquella enfermedad. Este hecho se consideró un milagro y se decidió construir la ermita de la Virgen, la cual se terminó en el siglo XV.

 

Alojamientos en Alburquerque

  • Hotel Machaco
  • Hotel Castillo de Luna
  • Hotel rural Los Cantos
  • Casa rural La Casona de Carmen
  • Casa rural El Estudio de la Artista

Oficina de turismo de Alburquerque

Plaza de España, s/n    turismoturismo@alburquerque.es
Tel.: 924 40 12 02
Horario
Lunes a Domingo:

  • de 10:00 h a 14:00 h y de 16:30 h a 19:00 h

Enlaces de interés

Web Ayuntamiento de Alburquerque

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »